Ponte a trabajar

Simplemente ponte a trabajar


Muchas son las distracciones que hay en una oficina, de hecho cada vez más parece mentira que estén diseñadas para trabajar y más para que nos interrumpan y nos distraigan. Sin embargo, la mayoría de estas distracciones son culpa básicamente de nuestra dejadez e incapacidad de gestionarlas. Solemos quejarnos de que tenemos mucho trabajo, y sin embargo no tomamos la determinación de abordar realmente la situación y reducir la pila de cosas pendientes. Ya basta, si tu problema es que tienes mucho trabajo la solución está clara: simplemente ponte a trabajar.

Ponte a trabajar ya

Para la mayoría de tareas pendientes no necesitas nada más que ponerte a ello, comenzar cuanto antes es muchas veces el impulso que necesitamos para que una tarea que parecía titánica coja impulso y termine finalizando. Si dejamos que las tareas complejas y largas (que por otra parte suelen ser las estratégicas y más importantes) se nos amontonen porque nunca encontramos el momento de abordarlas con la energía y tiempo que necesitan, no estaremos desempeñando un gran trabajo. Si tienes dudas de si vas a completarla o no, por el momento simplemente empiézala por 5 minutos. Después de esos 5 minutos decide si merece la pena seguir o bien si es mejor dejarlo para otro momento. Aunque la dejes a medias, habrás vencido esa barrera que inconsciente e irracionalmente te impedía comenzar la tarea. Además, lo más seguro es que después de estos 5 minutos veas el camino más claro y te animes a terminar la tarea.

Cuando te pongas en modo trabajar y necesites un entorno propenso al trabajo, puedes seguir los consejos de este artículo sobre crearte tu propio entorno Offline para reducir el número de interrupciones al mínimo.

Divide y vencerás

Muchas veces es complicado encontrar un espacio de tiempo en el que acabar una tarea compleja de una sola vez. Intenta dividir la tarea en múltiples tareas pequeñas para poder avanzar con mayor facilidad. Aquí técnicas como Pomodoro pueden ayudarnos a ser más productivos y efectivos. Para ello planifica qué partes tendrá la tarea y qué descansos te vas a tomar. Es importante tomar descansos ya que no es posible mantener un alto nivel de concentración durante mucho tiempo, llegará un punto en el que tu capacidad bajará y con ello los resultados. Un pequeño paréntesis de 5 minutos nos puede ayudar a recargar pilas y atacar un nuevo bloque de tareas con mayor energía y efectividad.

Ligado a dividir las partes de una tarea compleja va ligado el concepto de timeboxing. Se trata de establecer el tiempo necesario para terminar la tarea y obligarse a cumplirlo. Si crees que no deberías pasar más de 2 horas elaborando un informe Word, es que seguramente no merece la pena dedicar más esfuerzo que ese para acabarlo y que si tardamos más tiempo es probable que estemos pecando de perfeccionistas y que el tiempo invertido no compense el sobresfuerzo.

 

“Lo perfecto es enemigo de lo bueno” Voltaire

Ser productivo no es ser popular

Una barrera de más que debemos derribar es la de las apariencias. Me atrevería a decir que en la mayoría de las empresas está mal visto ser productivo. El hecho de que seas capaz de hacer tu trabajo puntualmente implica que puedas finalizar tu jornada laboral a la hora, y eso muchos managers hoy en día lo ven con malos ojos. El término “cultura del esfuerzo” se utiliza erróneamente para enaltecer a los que se quedan hasta muy tarde en la oficina, sin importar los resultados que obtienen con ese esfuerzo. Este criterio aplicado tal cual implica que si soy productivo y termino a la hora mi trabajo hace que la sensación del resto de compañeros que se quedan tarde sea que no nos esforzamos igual. Para evitar esto optamos por la solución fácil, nos quedamos hasta tarde y perdemos así un gran incentivo para ser productivos. Por el momento, no he encontrado una solución mágica para esto. Es algo que reconozco es difícil de combatir si no se implica a toda la organización.

Por suerte, los principios de la productividad los podemos aplicar también en casa. Procrastinar en casa implica igualmente que perdamos eficiencia y tengamos menos tiempo para disfrutar, relajarnos y recargar pilas. Si tienes una larga lista de tareas pendientes en casa lo mejor que puedes hacer es ponerte a trabajar para finalizarlas. A diferencia de en la oficina, tras finalizarlas en casa podremos disfrutar sin juicios ni preocupaciones del tiempo libre que nos quede.

También te puede interesar...

Los 7 desperdicios LEAN del software (y II) Este post es la continuación al post anterior Los 7 desperdicios del desarrollo de software donde describía los primeros 3 desperdicios del desarrollo...
GTD o como propulsar tu productividad personal en ... Después de introducir la gestión del tiempo en el post 1 y de enumerar los principios de ésta en el post 2, escribiré sobre la metodología de gestión ...
Reuniones efectivas y divertidas con Goal To Meeti... En una entrada anterior ya estuve hablando brevemente sobre las reuniones efectivas y productivas. Ya no hay duda, las reuniones son uno de los grande...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *